lunes, 13 de abril de 2009

Rojo, color de la pasión

“Salgamos”
Eso le dije y ella me siguió sin plantearse nada, solo camino entre la gente detrás de mí, hasta que alcanzamos la salida del local que ya estaba bastante lleno de gente que bebía y bailaba.
“Que?” me pregunto ella
“Nada, sólo quería estar contigo a solas”
“Ya estábamos solos” me respondió
“Sin nadie alrededor” fue mi respuesta, y pareció no desagradarle
“Buenooo, ya estamos fuera no? Y sin nadie”
“Eso era lo que quería” le dije.
“Y qué?” me preguntó.
“Nada” le respondí.
“Para eso salimos! Con el frio de mil demonios que hace?”Y la abracé, fue un simple impulso el que me llevó a abrazarla al escuchar que tenía frio para que no lo pasara.
******************************************************
Me encantó estar entre sus brazos, eran fuertes y me resguardaban de todo el frio y el aire que corría por aquella calle de Granada a las dos de la mañana.Su pelo olía a algo que me encantaba.Olía a colonia de hombre, eso sumado a su abrazo y el calor que transmitía hizo que quisiera soltarme nunca. Se estaba tan bien en sus brazos.
******************************************************
Pero todavía éramos desconocidosNo me importaba no saber quién era ella, ni lo que mis amigos opinasen o dijeran de ella, no la conocía, no sabía su nombre, nada de ella, sólo que no podía apartarla de mi, que su olor impregnaba mis sentidos y que era una excelente compañera de baile y con eso me bastó para no querer dejarla ir nunca.
******************************************************
Pero si no sabía quién era él como iba a volver a verle? Y yo era más que consciente que iba a volver a verlo, necesita verlo, olerlo, sentirlo, necesitaba todo de él, pero no sabía cómo pedir ni decir todo aquello que yo ansiaba de él.
******************************************************
Quería entrar dentro y seguir bailando con ella, sentir nuestros cuerpos entrelazados, pero a la vez no quería romper nuestro mágico abrazo, sentía cada parte de su cuerpo pegada al mío y no quería romper esa sensación, nuestros cuerpos unidos en un solo abrazo.
******************************************************
Quería entrar dentro, seguir bailando y bebiendo, dejar que el alcohol fluyera por mis venas y me diera las fuerzas y el valor necesario para realizar aquello que tanto quería, ya que sobria jamás sería capaz de pedir y decirle lo que él producía en mi y lo que ansiaba.

******************************************************
Ella quería entrar, lo sabía, podía leerlo en su mente, veía todo teñido de rojo, la pasión enturbiaba sus pensamientos, era como ver una película toda en rojo, donde el principal protagonista era yo, únicamente yo, pero siempre acompañado de ella. Había visto lo que ansiaba y su timidez a mostrar sus sentimientos, sin saber que yo ya los conocía, pero no pensaba decir nada, ella tendría que hablar.

2 comentarios:

  1. oh! sigue, sube el trocito de hoy!
    me encanta, lo sabes =)

    ResponderEliminar
  2. Aquii tieNes el troZo de hoy estheR!! =)

    Besosss!! L.

    ResponderEliminar